poesia

DÍAS DE BARRO

Es éste un día de arcilla;
lleva grabado en sus agujas
la cojera de los pies de plomo
y su caminar dubitativo,
la humedad en una senda
de cualquier tarde de invierno,
y el color de todos los metales
en las alas de una urraca.

Este es el barro
que con insistencia nos adhiere
al reloj oblicuo de la tierra,
a sus sonidos y a su piel,
a la respiración de las hojas
alteradas en las charcas,
como proclama necesaria y libre
de los mensajeros del viento,
virtud de vida y porvenir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *