poesia

Calle del dolor

Dudando pisas 
sin saber tus porqués,
frágil autómata
en su ficción de vida,
robot enfermo
de orgullo y de impotencia.
La acera afirma 
y excusa tu tristeza,
tu panal mórbido
de mentiras piadosas,
palabras llanas
donde ocultas vacíos.
Cuenta la noche 
un discurso de hojas
dentro de ti;
la ambición te destruye,
se vuelve lágrima
de avenida impotente,
camino y llanto
dañados por el sueño.
Vives un bucle 
sin vivir en tus calles,
siendo un robot
de mañanas cansadas
y noches negras
sobre un colchón de dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *