poesia

Entre palabras

Me bebo por momentos
la hiel y el vino amargo de las palabras,
tantas otras me alimento con su miel;
las sorbo en soledad,
digiero sus rimas y rumores
oreando mi temor
a la muerte de mis vidas fugitivas.
Vivo y me bebo las palabras,
todas las palabras enfermas que me sanen,
combustible trastornado
con el que sentir la luz intercalada
en la verdad y en la terapia
del vendaval de unas estrofas.
Vivo entre palabras 
nacidas del vientre ilusorio de la tierra,
palabras engendradas
por la espuma de los mares
con todo su poder semántico,
palabras paridas tras la preñez añeja
de mi rutina ignorada
en los tiempos de barbarie,
palabras nacidas de la alegría o del dolor,
nutridas con las aguas del Atlántico,
palabras esparcidas como semillas y cal
sobre los surcos
abiertos con métrica imperfecta
por el viento angosto del Nordeste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *