poesia

Imperfecto

Sé que no soy perfecto
cuando miro hacia atrás e intuyo
que he ido perdiendo instantes,
o avanzado como un caracol
estorbado por la amnesia
tras más de cincuenta años
de correr sin término.

No, amor mío,
no soy perfecto,
pero cuando me hablan tus ojos
en ellos confío,
en ellos veo el rayo de una vida
en otra vida comenzado,
veo el espejo sabio del destino,
la longitud torpe
de lo aprendido entre las sombras.

Lo sé y lo sabes;
no soy perfecto
ni siquiera cuando callo
o cuando escucho de tu boca
la lección nueva,
descubierta con una interrogación
dirigida hasta mis párpados
desde el amor
cantado en el centro de tus iris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *