poesia

Las sandalias del sábado

Sigo corriendo sobre los sábados,
entre las historias
de mi valle díscolo y disperso
leo los relatos
que ha trazado sobre su piel
este pueblo de calles áridas.

Atrapo bajo la planta de mis pies
cada tramo de piedra,
consigo que vuelvan a sonar
los timbres de su pasado orgulloso,
vuelvo a atar
cada uno de sus cabos sueltos
repetidos hasta la saciedad
en el moho agónico de las paredes.

(Tú continuarás caminándome
con las mismas prisas,
sembrando semillas con tus sandalias,
aún por muchos días
serás la augur sutil del presente,
la soledad esperada
para cada uno de los tramos
de mis sábados).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *