poesia

NACIÓ DICIEMBRE

Angostos eran los relatos cínicos,
los exorcismos de nuestro frío carnal,
cuando nos hicieron socios
de la cofradía confundida de las albas.

Teníamos a la temeridad
haciendo equilibrios y alardes
sobre la frágil cuerda del rencor;
la frotábamos
con el énfasis del escarnio y las ofensas.

Hicimos acopio de intolerancia,
la atesoramos a puñados,
la apilamos como un ajuar de irresponsables
dentro de baúles de impiedad.

Y, aunque ayer nació diciembre,
es ahora en nosotros el mes de abril,
concretándose
sobre los abanicos del deshielo
y en las tardes de los arroyos sensatos,
desbocados entre reflejos vibrantes
como racimos de mariposas.

Nació diciembre;
nuestras manos le regalaron a su viento
el brillo de las hojas del laurel,
la paz de la rama del olivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *