poesia

Para un deseo

Recuerda que el amor que anhelas 
no se solicita con un formulario
ni se recita en las paredes con una tiza,
y que, antes de que nos ilumine el Sol,
saborearemos bajo los soportales
el encuentro para nuestro único deseo.

Mientras, esperaremos a detener las horas
cuando nos duelan todas las patrias,
al respirarlas entre el alimento
de las mil frases grandiosas
con las que nos confesamos débiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *