Poesía

Para una garza

Algunos días escondo versos... 
¿o serán ellos los que buscan confundirme
cuando se hacen de rogar,
ocultos entre mis deseos?

Algunos días veo como el tiempo
conquista mis muros con su disfraz de hiedra,
enredadera discreta
germinada con el trasiego de las aguas
donde se debaten o se alinean
las conclusiones del Sol
como en una bandera ondulada hacia las simas.


Canción soy de una garza
a la soledad de mi río agradecida,
aprendiz soy del mirlo en los claros de su bosque,
sugestionado con el vibrar de las ramas
y de las hojas de los árboles mellizos,
raposo soy que avanza con plomo en los pies
hacia su constelación,
con la mudez reparadora de aquellas ocasiones
en las que mi quijada tiembla
al pretender hacer un resumen del futuro.

Y en unos minutos rastreo frustraciones,
ojeo en el circular de mi torpeza
la señal de una terapia de minúsculas
afirmadas en la cúspide
de esta vida escogida para la intuición,
para detener en el tiempo
la serena extremaunción permanente
rebañada en mi nacimiento,
y de cuando fui pastor
escondido en la floresta de los montes tórridos.

De la ultramar rescato mis enjambres,
aullando para ser la precisión
del olvido y oquedad de la locura.


2 comentarios en “Para una garza

  1. Bellísimas siempre tus letras José Manuel. Es todo un disfrute para mí envolverme en tus letras por las que te felicito desee la sinceridad de mi corazón.
    Abrazos con todo cariño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *