poesia

Suena tu nombre

Hoy he leído
tu señal de vida libre,
libre en cada una de tus frases,
como arquitectura ancestral
o bandera verde de verdades
sobre la ladera mestiza de tus albas.

Conozco ahora
que entre tu nombre suena
la regia madurez de ser
sonrisa coronada de experiencia
y de fragor de poesía,
la alegría desbordada
en el terciopelo rojo de tu voz,
la cascada en tus palabras,
el río de tu risa
regándome con acento del Pacífico.

Desde este instante
identifico tu mirada ecuatorial
de niña adulta,
en tus manos
la terapia valiente de dos peces,
grabada sobre tus dedos
con signo acuoso
y con una flor de viento libre
en la que desviar los sismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *